jueves, 21 de octubre de 2010

AEROGRAFÍA, MANOS LIBRES II: EL PLATO GIRATORIO

POR ANTONIO LUIS GÓMEZ BELTRÁN


Como he manifestado en anterior ocasión cuando aerografiamos es esencial la técnica de manos sueltas, es decir, el objeto que pintamos no debe de estar sujeto por una de nuestras manos, sino que ambas deben de utilizarse para el aerógrafo, una como manejo del mismo y la otra como apoya a la acción de aerografía.
El útil del plato giratorio es un elemento que nos facilita la técnica anterior. Consiste en una base fija y un plato que puede girar libremente sobre la base. Justo en el centro de la base se realiza un agujero donde entra un tetón metálico que se encuentra fijo al centro del plato, mediante otro agujero ajustado, de forma que el giro de este se puede realizar con facilidad.

Cuando aerografiamos y queremos buscar la posición idónea bastará con girar el plato hasta que la maqueta se posicione en el plano adecuado.
También puede ser usado cuando colocamos calcas a una maqueta. Este se sujeta por algún elemento, o se apoya directamente en el plato, y este se hace girar según la necesidad.
Con este útil obviamos el tener que toquetear la maqueta en operaciones delicadas y que necesitan de limpieza en su ejecución.