jueves, 21 de octubre de 2010

Aerografia. Manos Libres III: Apoyo de maquetas.

Por Antonio Luis Gómez Beltrán

Presentamos aquí otro utillaje útil en la aplicación de la técnica de manos sueltas en aerografía. Recordemos que ésta consiste en que el sujeto que pintamos no debe de estar sujetado por una de nuestras manos, sino que ambas deben de utilizarse para el aerógrafo, una como manejo del mismo y la otra como apoyo a la acción de aerografía.
 
Este útil consiste en una traviesa de madera en la que se insertan dos varillas redondas de 8 mm, y en estas se inserta el modelo a pintar. Las varillas redondas están perforadas en diferentes puntos de su longitud siguiendo un diámetro, de forma que por estas perforaciones se insertan unos alambres de acero de 0'5 mm que una vez doblados hacia abajo conseguirán que el modelo quede a una altura y frenado en su movimiento, al actuar los alambres como retenedores al introducirse parcialmente en el modelo.

 
No lo hemos dicho antes, pero este útil es ideal para modelos de aviones reactores o modelos que presenten un hueco por el que se pueda introducir la varilla. El modelo presentado en las fotos esta configurado para pintar un B-58 (escala 1/72). Para modelos monomotor se prescinde de una de las varillas, dado que estas no están fijadas a la traviesa, solamente se introducen y quedan inmóviles por el rozamiento del ajuste entre traviesa y varilla.

 
El útil se estabiliza mediante una mordaza y este conjunto en combinación con el plato giratorio es un elemento que nos facilita la técnica anterior.
 
También puede ser muy útil cuando colocamos calcas a una maqueta.