jueves, 21 de octubre de 2010

Ahuecar un cañón

Por Antonio Luis Goméz Beltrán


Buscando dar más realismo a nuestros modelos se tiende a sustituir piezas de la maqueta por elementos manufacturados por la industria auxiliar. Estos elementos de una extraordinaria calidad realzan y acercan el modelo a escala al modelo real. Pero a su vez son elementos que encarecen sobre manera el modelo y otros, después de su añadido, no aportan nada al quedar ocultos o semiocultos. Hay cada vez una tendencia a mejorar las cañas de los cañones y ametralladoras sustituyendo las mismas por tubos de latón o acero ahuecados, que perfectamente simulan el elemento, dando ese realce cercano a la apariencia real. También es factible mejorar la apariencia de la pieza que compone el despiece de la maqueta. Expresamos un método para mejorar esa pieza sin necesidad de gastar más, consiguiéndose la misma calidad de realce.
En este caso lo hacemos con la pieza cilíndrica que representa la caña de una ametralladora de 20 mm de un P-61. Este caza bimotor, como armamento fijo, presentaba cuatro ametralladoras del calibre mencionado en una bodega conformada en su panza asomando parte de las cañas de los mismos. El modelo es de la marca Dragón a escala 1/72. A esta escala las ametralladoras están representadas por una varilla cilíndrica de 1 mm de diámetro.


Herramientas y utillaje a utilizar. Nos serviremos de los siguientes elementos:
> Dos portabrocas o taladros manuales.
> Brocas de la serie 0'3, 0'4 y 0'5 milímetros.
> Punzón de marcar.


El conocimiento. Siempre que queramos hacer un agujero, y especialmente para ahuecar varillas o agujerear piezas pequeñas, no se debe de utilizar la broca de la medida deseada. Es decir si quiero hacer un agujero de 0'8 mm no debo utilizar la broca de 0'8 mm, sino una serie par de menor a mayor. Quiere esto decir, que empezaríamos por una broca de 0'4 mm, a continuación la broca de 0'6 mm y terminamos con la broca de 0'8 mm. ¿Por qué?. Si utilizamos directamente la broca de 0'8 mm ocurrirá con mucha probabilidad:
* No centraremos el agujero.
* Reventaremos la pieza.
Si utilizamos la serie conseguiremos unas mejoras:
* Mejor centrado del agujero.
* El desbaste de la pieza por perforación con la primera broca se hace sobre un área menor que no trasmite tensión a las paredes circundantes, evitándose que reviente.
* Las siguientes acciones de agrandar el hueco establecido no se realizan por perforación, sino por arranque de material del perímetro interior del hueco, evitándose la transmisión de tensiones excesivas a la pieza y su consiguiente rotura.
* Permite mejor precisión para afinar las paredes que formarán la boca del cañón o elemento que se trate.

El procedimiento.
1. En uno de los taladros manuales se fija la pieza a trabajar. En este caso la varilla de un 1 mm.
2. Con el punzón de marcar y ayudado por una buena lupa intentamos marcar el centro de la cara circular de la varilla. El marcado no será preciso pero si lo suficiente cercano al centro.
3. En el segundo taladro manual fijamos la broca de 0'3 mm.
4. Utilizando ambas manos apoyadas sobre la mesa, enfrentaremos los taladros de forma que el taladro que porta la pieza permanezca fijo y el otro hace las funciones propias del taladro.
5. Con un avance de un par de milímetros es suficiente para obtener la sensación de profundidad.
6. Cambiamos a la segunda broca y procedemos a agrandar el agujero.
7. Por último cambiamos a la tercera broca.
Durante todo este proceso es imprescindible que los taladros permanezcan enfrentados en el mismo eje longtudinal y sin desviaciones de paralelismo. Esto se puede conseguir apoyando el dedo pulgar de la mano fija en el cabezal del taladro que gira. El giro debe de ser lento y sin forzar. Podemos partir la broca o desviar el eje de penetración. Como siempre el secreto es practicar, practicar y practicar.

Y el resultado: