jueves, 21 de octubre de 2010

Reparación / Mejora de partes transparentes.

Por Juan José Suárez Hurtado

Solemos encontrar en nuestras maquetas partes de plástico transparente para imitar los cristales del modelo real que estamos montando a escala. De esta forma queda a la vista el interior de nuestro modelo, el cual probablemente hemos detallado en todo lo posible. Llegados a este punto, las partes transparentes pasarán prácticamente desapercibidas por su buen acabado o echarán por tierra buena parte del trabajo si presentan desperfectos o marcas que nos distraigan del detallado interior.
El proceso que vamos a describir a continuación nos permitirá tanto reparar partes transparentes rayadas o con marcas, como mejorar dichas partes tal y como salen de la caja de la maqueta, dándoles un acabado más pulido y brillante.
En primer lugar comentaré qué necesitamos: lijas al agua de diferentes granos (en mi caso suelo usar granos 320 – 600 – 1200 – 1500 – 2000), un cuenco o similar con agua corriente, pulimento Tamiya de grano fino y paños de algodón (diversos trozos de una camiseta de algodón vieja son ideales).
 
 
No siempre habremos de empezar desde el mismo punto. Evidentemente no será lo mismo reparar un transparente que tiene arañazos que simplemente mejorar el aspecto de uno que esté en buen estado. El proceso en ambos casos es el mismo, solo tendremos que juzgar desde qué punto empezar. Para reparar arañazos es necesario empezar con un grano medio, como 320. Para pulir una superficie en buen estado podemos empezar desde 1200, por ejemplo.
En este caso tenemos un transparente con diversos arañazos y marcas, así que comenzaremos desde 320. El proceso no tiene ningún secreto, solo requiere paciencia (y puede que algo de descanso). Lijaremos el transparente por ambas caras con la lija de grano más grueso elegida, 320 en este caso. Trabajaremos con agua (yo directamente sumerjo el papel de lija y el transparente en el cuenco) y dibujando círculos al lijar. De la misma forma repetiremos el proceso con los demás granos de lija (subiendo progresivamente hacia el grano más fino o lo que es lo mismo, hacia el número más alto). Antes de pasar al siguiente grano de lija aclararemos el transparente en agua y observaremos si quedan arañazos o marcas. Cualquier desperfecto que dejemos en el transparente tras lijar con una lija de determinado grano, dificilmente lo arreglaremos con una lija de grano más fino, por lo que insistiremos con cada uno de los granos de lija hasta que no queden marcas o arañazos apreciables.
A tener en cuenta:
- Hay que intentar que el lijado sea uniforme con todos los granos de lija, en toda la superficie del transparente y por ambas caras.
- Hay que mantener siempre mojados con agua, casi empapados, el papel de lija y el transparente, con todos los granos de lija.
- Cuidado con la fuerza que empleamos, este artículo no incluye milagros para reparar transparentes partidos por la mitad ;-)
Una vez finalizado el proceso tendremos un codo algo dolorido y nuestro “cristal”, que a pesar de aparentar tener la superficie lisa, está casi mate y parece de todo menos transparente. Ahora es buen momento para lavarlo con jabón y secarlo con algún papel absorbente.
 
 
Ahora vamos a terminar de pulir la superficie del cristal. Usamos un trozo de trapo de algodón, enrollándolo en el dedo índice de nuestra mano preferida de forma que en la yema quede el trapo liso. En dicha zona ponemos una pequeña cantidad de pulimento. Y de la misma forma que dibujábamos círculos con la lija en la superficie del transparente, lo hacemos ahora con el dedo.
A tener en cuenta:
- Hay que intentar pulimentar uniformemente toda la superficie del “cristal”, por ambas caras.
- Es recomendable cambiar la zona del trapo con la que actuamos y añadir pequeña cantidad de pulimento cuando éste casi haya desaparecido sobre la superficie.
Tras el segundo pulimentado deberíamos empezar a estar contentos con la transparencia que toma la pieza con la que estamos trabajando. Repitiendo el proceso las veces necesarias puede darse un excelente acabado brillante y transparente a nuestra pieza, que estará lista para formar parte de nuestro modelo (no sin antes lavarla con agua y jabón). En la siguiente imagen vemos el resultado que podemos obtener: